Inteligencia límite, un colectivo en tierra de nadie

Algunos de los jóvenes de Anilia durante una representación musical.

Marina Giménez

Normalmente las personas diagnosticadas con inteligencia límite acuden a colegios normalizados, por ello es muy probable que los jóvenes compartan aula con ellos y ni siquiera sean conscientes de la discapacidad de su compañero. La razón principal de esta desinformación es que no presentan rasgos físicos aparentes y además existe poca sensibilización social sobre este colectivo.

La Organización Mundial de la salud (OMS) establece entre 85 y 115 el coeficiente intelectual dentro de los parámetros de normalidad. Sin embargo, las personas con inteligencia límite son aquellas cuyo coeficiente intelectual está situado entre 70 y 85. No obstante, no presentan un retraso mental, pero sí una serie de carencias adaptativas a distintas áreas.

Los problemas de las personas con inteligencia límite aparecen a pronta edad (con tres o cuatro años) pero el diagnóstico, como norma, llega varios años después. En el aula algunas de las dificultades que presentan estos niños es que son lentos en el aprendizaje, tienen poca capacidad creativa, falta de iniciativa, dificultad en la toma de decisiones y resolución de conflictos; asimismo según van haciéndose mayores se les empieza a notar un desfase entre su edad cronológica y su edad mental.

A menudo, los niños y adolescentes con inteligencia límite están vinculados con el fracaso escolar. Durante toda su etapa educativa este colectivo se siente desubicado. Mientras la gran mayoría se encuentra excluida y rechazada en los colegios normalizados, los que son derivados a centros especiales se relacionan con gente que tiene mayores dificultades que ellos por lo que tampoco se sienten a gusto. Por ello, este es uno de los colectivos conocidos como en tierra de nadie.

Un informe del Servicio de Información sobre Discapacidad (SID) asegura que “sus dificultades para el aprendizaje de habilidades escolares elementales precisan de la existencia de educadores especiales que detecten precozmente estas dificultades, sin confundirlas con las características propias de un mal estudiante”, y añade que “una vez adquiridas destrezas escolares mínimas resultará más fácil la inclusión social de este colectivo que, debidamente estimulado, podría llegar a integrarse laboralmente, a través de empleo con apoyo”.

La mayoría de las personas con inteligencia límite tienen problemas con el autoestima.

Durante la infancia y la adolescencia, las personas con inteligencia límite viven más experiencias de fracaso que de éxito. Como consecuencia de ello desarrollan problemas relacionados con la baja autoestima y a la larga es probable que surjan trastornos emocionales o conductuales. Para minimizar estos problemas es fundamental trabajar la autoestima día a día y aportarles los mecanismos necesarios para afrontar situaciones frustrantes. En Alicante la única asociación dedicada exclusivamente a este colectivo es Anilia, perteneciente a la Federación ENLÍNEA. Desde 1992, esta asociación lucha para dotar a este colectivo de una mejor calidad de vida y sensibilizar a la sociedad de que deben tener los mismos derechos y oportunidades que los demás aunque éstos presenten limitaciones.

“Lo peor de este colectivo no es que los niños no los integren en su grupo de amigos sino que además se meten con ellos”, asegura María Segura, psicóloga y educadora de la asociación Anilia. En la etapa del instituto a menudo los compañeros los someten a todo tipo de tratos vejatorios al verles diferentes. “Les escupen, les empujan por las escaleras, les encierran en los baños, entre otras cosas”, explica la profesional. Por tanto se trata de un colectivo que muchas veces se ridiculiza, rechaza, infravalora, o, simplemente, se olvida. Por actuaciones como éstas los jóvenes con inteligencia límite al llegar la adolescencia empiezan a tener graves problemas de autoestima y a sentir que no encajan en ningún sitio. “La falta de autoestima se nota sobre todo en la mala conducta, la hipersexualidad, y la inseguridad que muestran”, asegura María Jesús Inglés, psicopedagoga de Anilia.

La psicóloga del centro explica que el principal problema al que se enfrentan es que cuando estos chicos y chicas llegan a la asociación tienen 16 o 17 años y ya les han hecho mucho daño, y subir esa autoestima cuesta bastante.

Dentro del aula los profesores juegan un papel importante en la integración de estas personas. “Si un profesor no sabe cómo tratar o ayudar a una persona con inteligencia límite lo mejor es que se pongan en contacto con los sicopedagogos o sicólogos del centro”, asegura Inglés. El instituto es un momento crítico para estos chavales. Sus compañeros empiezan a salir y a ellos o sus padres no les dejan o no tienen con quien. “No es normal que no les dejen salir, tiene que haber una protección mayor que con los chicos que no tienen esta discapacidad porque son más influenciables y es más fácil que se metan en problemas, pero pueden salir igual y relacionarse que los demás”, asegura la psicóloga de la asociación.

Por tanto, la familia también juega un papel imprescindible en la madurez y el desarrollo social de estas personas. “En muchos casos los chicos llegan a la asociación sin saber que son discapacitados, los padres no se lo dicen para que no se sientan mal”, asegura Segura. No obstante, esto les crea más inseguridad y frustración porque ellos sienten que son diferentes al resto pero no saben por qué. “Cuando llegan a Anilia y les explicamos que lo que tienen es una dificultad a la hora de aprender, y por ello se tienen que esforzar el doble, descansan, se sienten aliviados al saber que les pasa”.

El trato que le dan los padres a los hijos con inteligencia límite se convierte en una sobreprotección. Sin embargo, Segura apunta que ésta sobreprotección es negativa porque normalmente se traduce en falta de autoestima. “Si todo se lo hacen sus padres ellos no se sienten capaces de hacer las cosas por ellos mismos”, asegura.

Una  profesora de Anilia y madre de una joven de 32 años con inteligencia límite explica orgullosa que su hija estuvo dos años independizada. La madre asegura que el día a día con su hija es “repetir y repetir”. La joven de 32 años realiza sin esfuerzo las cosas que debe hacer todos los días (como despertarse para irse a trabajar, prepararse la ropa y la comida, etcétera, pero por ejemplo tiene épocas que aunque sepa que al llegar a casa debe quitarse la ropa del trabajo le cuesta y “hay que decírselo muchas veces”. Además, la madre apunta  “he trabajado y luchado para que dentro de sus capacidades mi hija sea autosuficiente y nunca tenga que depender de nadie”.

Aunque asociaciones como Anilia son indispensables para el desarrollo social, personal y laboral de las personas con inteligencia límite hoy por hoy su futuro está tambaleándose debido a que las subvenciones son insuficientes para llevar a cabo el trabajo que se desarrolla en el centro. Por ello, tanto la Administración como la sociedad debe ser consciente que las personas con inteligencia limite necesitan de un empujón para que dejen de ser invisibles. Alberto Andrés sicólogo del centro para personas con discapacidad intelectual Alinur asegura que si las personas no reconocen a este colectivo difícilmente se les podrá dar un trato ajustado a sus capacidades. Por ello se necesita sensibilización mediante charlas, jornadas de puertas abiertas etcétera para que la sociedad comprenda las necesidades de este colectivo y deje de hablar de límites para hablar de capacidades.

Despiece 1: Los adolescentes con inteligencia límite también son Generación 2.0.

Despiece 2: Constancia sin límites.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Marina Giménez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s