Los Huertos urbanos como punto de aprendizaje entre los ciudadanos

Vista del Huerto Comunitario de Carolinas/ F. Alacantí de Profit

En España el origen de los huertos urbanos se remonta a la década de los años 50. En esta época se produjo una importante migración del campo a la ciudad. Este hecho provocó que en ciudades como Madrid o Barcelona fueran apareciendo pequeños huertos en las periferias que ayudaban a las familias trabajadoras en su economía con el aporte de alimentos. El manual de huertos sostenibles de la Diputación de Alicante señala que en los años 40 el 70% de la población española se dedicaba a la agricultura, mientras que en 2000 lo hacía solo el 7%. No obstante, este último dato parece que está cambiando ya que en muchos están proliferando este tipo de huertos donde los ciudadanos están adquiriendo conocimientos de agricultura debido al auge de los huertos urbanos ecológicos.

Normalmente, son los grupos de vecinos de un barrio que por libre iniciativa deciden reutilizar solares en desuso para convertirlos en cultivos a pequeña escala. Los alimentos, que son destinados como norma para el autoconsumo, se caracterizan por ser cultivados de manera ecológica. Por tanto, se favorece el respeto por el medio ambiente y se da prioridad a la calidad antes que la cantidad.

Además, suponen un punto de encuentro entre ciudadanos que quieren aprender y divertirse estando en contacto directo con la tierra. El huerto comunitario del barrio alicantino Carolinas es un ejemplo de ello. Un participante de L’Hort de Carolines explica que “el objetivo de estos espacios es crear un lugar social abierto a todos los vecinos del barrio para poder cultivar productos libres de químicos y así dar utilidad a los lugares públicos abandonados”.

Varios estudiantes de la UMH trabajando en el Huerto la Cuerna.

Otro ejemplo de estos lugares “verdes” se encuentra en el barrio ilicitano de Altabix. El Huerto ecológico de La Cuerna, fue una iniciativa de la asociación de vecinos Barrio Obrero de Altabix. Con el tiempo ha ido aumentando sus zonas de trabajo y hoy en día está compuesto por tres zonas: el Huerto de Ocio (compuesto por población de mayores de 65 años), el Huerto Escolar (donde acuden niños de los tres colegios del barrio) y el Huerto Universitario (utilizado por la comunidad de la Universidad Miguel Hernández).

Este huerto, en el que se aplica el método de cultivo “paredes en crestall”, alberga hasta marzo o principios de abril, patatas, habas, lechugas, cebollas, coliflor, brócoli, coles, entre otros. Mabel Parra, coordinadora del Huerto UMH afirma que no hay excedente de productos porque está pensado que sean “del huerto a la cocina”. Además Parra asegura: “El objetivo del huerto La Cuerna es, a parte de promover la agricultura ecológica entre los ciudadanos, promover la recuperación de las señas de identidad histórico-agrícolas del Palmeral”.

Imagen de la estructuración del Huerto La Cuerna.

Gracias a la proliferación de este tipo de huertos ecológicos van surgiendo entre la sociedad nuevos valores relacionados con el conservar el medio ambiente, la comida sana, la producción local y la recuperación de las técnicas de antaño utilizadas para el cultivo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Despieces, Marina Giménez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s