Pilar Gomáriz: “Para los animales nunca hay dinero”

APADAC es una de las protectoras que lucha contra el abandono y el maltrato animal en la provincia de Alicante. Esta, como la mayoría de protectoras, subsiste gracias al voluntariado de personas como Pilar Gomáriz, en este caso se encarga de los trámites de adopción

La situación de las protectoras en España es muy crítica. “Su economía depende de pequeñas subvenciones que llegan de los ayuntamientos y de la colaboración ciudadana” asegura Pilar Gomáriz voluntaria en Apadac, una protectora de animales que se encuentra en Callosa del Segura (Alicante). El problema es según esta voluntaria que el dinero no llega o llega tarde: “El retraso de las subvenciones supone que la deuda de las protectoras con los veterinarios aumente. Para los animales nunca hay dinero”. Gomáriz confiesa que no sólo Apadac sino otras protectoras en la provincia de Alicante tiene grandes deudas con los veterinarios: “Hay algunas que están endeudadas como mínimo por ocho mil euros por el servicio veterinario”.

Además, muchas organizaciones pro animales se quejan de la falta de solidaridad  por parte de los españoles. “Creo que no es solamente un problema de ignorancia, es un problema de pasotismo, la gente mira para  otro lado”, apunta Pilar Gomáriz. Por lo tanto, al problema de la economía se une el de la dejadez. Por un lado, hay gente que no se involucra en este tipo de campañas solidarias enfocadas a la salvación de animales, y por otro, hay personas que abandonan a los animales provocando una crítica situación para las protectoras que luchan con todas sus fuerzas para salvaguardar la integridad de los que se quedan sin hogar.

Las protectoras trabajan cada día con animales, en su mayoría perros.”Cada vez hay más abandonos y los animales llegan en unas condiciones pésimas”, asegura Pilar Gomáriz, y añade: “Para un español normal y en época de crisis es muy caro mantener un animal y menos en óptimas condiciones. Prefieren abandonarlo, sin tener en cuenta que será del animal, nos les importa que sufra, no les importa que el animal les quiera”.

Otras luchas

Las entidades públicas, como los ayuntamientos, tampoco es que pongan mucho de su parte. Según el Jefe del Departamento de Sanidad del ayuntamiento de Elche (ha preferido omitir su nombre) “la Comunidad Valenciana les obliga a tener un servicio de recogida de animales”. Esto puede ser de dos formas, la primera es que el propio ayuntamiento construya unas instalaciones aptas para este servicio, y la segunda es crear un convenio de colaboración con una sociedad protectora la cual se encarga del servicio de recogida, a cambio recibe prestaciones del ayuntamiento. “Las protectoras no sólo recogen a un animal muerto sino que también se hacen cargo de cualquier anomalía que presente, tienen servicio veterinario y crematorio”, comenta el Jefe del Departamento de Sanidad.

En Elche es la Sociedad Protectora de Animales y Plantas las que se encarga de cumplir dicho convenio con el Ayuntamiento, pero según una de sus trabajadoras “las prestaciones del Ayuntamiento sólo cubren el servicio de recogida de animales callejeros, el veterinario y otros servicios corren de la cuenta de la protectora”. Por lo que se entiende que muchos ayuntamientos sólo se hacen cargo de aquello que les obliga la Ley.

Debido a la ignorancia y el pasotismo que  la sociedad española muestra ante estos temas, y la falta de voluntariedad por parte de las instituciones públicas, las protectoras, como el caso de Apadac, logran aliados para luchar por el bienestar de los animales en otros países. “Gracias a los contactos que tenemos en el extranjero en países como Alemania, Holanda y Bélgica logramos recaudar el dinero necesario para salvar a muchos perros”, afirma Pilar Gomáriz. Con este método de trabajo Apadac  ha logrado ayudar a muchos perros que se han encontrado en la calle con multitud de enfermedades o bien con graves lesiones a causa del maltrato animal.

Las perreras es otro de los problemas al que se enfrentan las protectoras. Para empezar es importante diferenciar protectora de perrera. Según la Asociación Protectoras A Coruña, la protectora es una organización sin ánimo de lucro que recoge animales de la calle proporcionándoles una vida digna, esa es la gran diferencia entre una y otra. En las perreras los animales que no tienen dueño o no son reclamados por nadie pueden ser sacrificados a los 21 días de su estancia en la perrera.

“Estamos luchando mucho para que las perreras se conviertan en protectoras”, explica Gomáriz. Lo que se pretende con acabar con las perreras en cumplir el derecho que tienen los animales de vivir en condiciones dignas.

 Maltrato animal

“La no violencia lleva a la más alta ética, lo cual es la meta de la evolución. Hasta que no cesemos de dañar a otros seres vivos, somos aún salvajes”, Thomas Edison.

Los animales son violentos por instinto, son agresivos cuando tienen miedo, hambre, por demostrar su jerarquía e incluso por amor. Los seres humanos en muchas ocasiones también son agresivos, casi siempre porque sale su instinto animal y luchan por lo que quieren, pero en lo humanos también existe una parte violenta que no se puede justificar ni se asemeja a ningún instinto. En ocasiones las personas maltratan físicamente por maldad, por diversión o por cualquier causa que no está dentro de ninguna lógica racional.

En España son muchos los animales que sufren maltrato físico por parte del hombre, pero dentro de ese colectivo los perros son los más afectados.

En un estudio que se llevo a cabo en argentina sobre maltrato animal el psiquiatra Alan Felthous señala que en algunos casos el maltrato animal está asociado a personas que han sufrido abusos, por lo tanto existe un trasfondo social. Sin embargo Gomáriz cree que “las causas del maltrato animal tienen que ver con la falta de educación. Hay un problema de concienciación, los padres españoles no educan bien a sus hijos en cuento al trato con animales”.

Desde Apadac se dan muchas charlas en colegios e institutos para concienciar a los chicos y chicas de la importancia del respeto y el cuidado de los animales. Pilar Gomáriz es una de las encargadas en dar esas charlas y confiesa que a veces la respuesta de los niños es negativa. “El animal les da igual, eso lo veo todos los días”, argumenta Gomáriz.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Araceli García

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s