Una alternativa de aprendizaje en la infancia

Las escuelas en las que se aplica la metodología Waldorf establecen la enseñanza a través del esparcimiento

La finalidad de la Educación infantil es la de contribuir al desarrollo físico, afectivo, social e intelectual de los niños. Sin embargo, “es cierto que actualmente alguno de estos ámbitos se han dejado de lado”, asegura Sandra Iborra, diplomada en Magisterio infantil en la Universidad de Alicante. En la Educación infantil a día de hoy hay poco movimiento. Los niños normalmente pasan las horas haciendo fichas sentados en la silla, porque con los libros los padres pueden comprobar lo que su hijo aprende cada día y ven los resultados sobre el papel, explica Iborra.

Maite Segarra, directora de la escuela infantil Els Xiquets, explica que la metodología que se aplica en la mayoría de escuelas infantiles es el constructivismo, una mezcla de distintas teorías pedagógicas. Sin embargo, existen pedagogías alternativas a las que se imparten en la educación tradicional. Es el caso de las Escuelas Waldorf. Según la Asociación de Centros Educativos Waldorf, en España hay 18 centros de infantil, primaria, secundaria y bachillerato en los que se emplea esta metodología. Un movimiento que lleva más de 80 años desarrollándose y del que se contabilizan más de 1300 iniciativas vinculadas a la educación infantil Waldorf-Steiner a nivel mundial, según la Revista de la Asociación de Centros Educativos Waldorf.

A nivel local, dos son las escuelas que se dedican a impartir este sistema educacional, en el que el juego y la imitación son las herramientas que se emplea con los más pequeños para transmitirles conocimientos, una en Villafranqueza que funciona desde 1983 y otra en La Marina desde 2003.

Rudolf Steiner, propulsor de la pedagogía Waldorf.

Rudolf Steiner, propulsor de la pedagogía Waldorf.

Este tipo de escuelas basadas en la metodología Waldorf tienen un largo recorrido ya que existen desde 1.919, momento en el que se fundó la primera Escuela Waldorf del mundo. Gracias al  profesor y filósofo Rudolf Steiner se abrió la primera escuela en Alemania basada en el movimiento antroposófico.

Prohibición de los centros Waldorf

Durante la Segunda Guerra Mundial este tipo de centros fueron prohibidos. Después de la Primera Guerra Mundial, en la postguerra, con escasez de alimentos, desmoralización de los ciudadanos etc, surgió un clamor en busca de una renovación de la vida cultural, social y económica en toda Europa. En ese contexto surgen escuelas nuevas donde diferentes pedagogos y educadores plantearon nuevas formas para la educación y la enseñanza.

El régimen nazi intentó que los educadores fueran personas con la ideología del nacionalsocialismo, para así, conseguir en un futuro a medio plazo, una sociedad formada por personas educadas en los valores de esta ideología. José Antonio Giménez, responsable de la asignatura de Historia Universal Contemporánea de la Universidad Miguel Hernández, asegura: “Se utilizó la educación como instrumento de adoctrinamiento en los ideales del nazismo. Todos sus niveles se vieron sometidos a un riguroso control y los profesionales de la enseñanza fueron depurados y encuadrados en una estructura de carácter pseudomilitar”. Y añade: “Los programas de estudios se desarrollaron bajo las premisas de un profundo racismo.
El objetivo era crear los súbditos que el III Reich necesitaba; así, se les educa en el odio a las razas “inferiores” y el fortalecimiento físico”.

La vida en la Escuela Waldorf

Nada más entrar al aula, hay una especie de entradita en la que hay que quitarse los zapatos y ponerse zapatillas de estar por casa. “Esto forma parte de la metodología Waldorf”, explica Ana María Martin, profesora de la Escuela Libre Waldorf de Alicante. “Es la sensación que queremos trasmitir a los más pequeños, queremos que la escuela sea para los niños una continuidad de su casa; por eso lo de las zapatillas”, afirma Martín una vez dentro del aula.

Ejemplo de un aula Waldorf, en donde los niños pueden jugar con todos los materiales del la clase.

Los niños tras entrar a clase a las 8:30 horas se disponen a disfrutar del momento “más especial de la mañana: el tiempo del juego libre”, asegura Martín. Mientras tanto, la maestra está desarrollando labores domésticas (cocinando el desayuno, cosiendo un juguete que se ha roto, limpiando los cristales etc) y vela el juego sin interferir en él. Aquí el joven alumno tiene la opción de decidir si acercarse e involucrarse en la tarea que está llevando a cabo la profesora o seguir jugando con los juguetes y materiales del aula.

Tal y como asegura José Antonio Giménez, esta corriente se distancia de las metodologías tradicionales que conducen a los estudiantes hacia un aprendizaje jerárquico, dirigido y competitivo; en este método se trabajan las conductas de serenidad, capacidad de reacción, imaginación y sensibilidad artística, solidaridad y tolerancia, entre otras.

Lo que caracteriza  la metodología Waldorf es que no hay libros de textos durante los primeros años de escolaridad, son las experiencias de la vida cotidiana las que les aportan conocimientos.

En este sistema educacional lo que prima es el cuándo. Cada enseñanza tiene su momento. Adelantar el aprendizaje es posible, se puede hacer porque los niños son capaces, pero si a un infante le das un aprendizaje intelectual a una edad que no lo necesita realmente, de algún lado está cogiendo esas fuerzas que necesita para aprenderlo; lo está restando de otro aprendizaje (normalmente de las fuerzas creativas), comenta la profesora. Por ello, dentro de la pedagogía Waldorf no está como objetivo enseñar a los niños las letras o los números antes de los 6 años. “Por supuesto que es importante que un niño aprenda a escribir o leer, pero ¿qué necesidad tiene ese niño de 3 o 4 años de aprender esos conocimientos cuando ni siquiera sabe atarse las zapatillas?”, plantea la maestra Waldorf. Los padres, cuando llevan a sus hijos a las escuelas infantiles, pretenden que a los cuatro años ya sepan leer y a escribir, porque estas dos habilidades son comprobables y a través de ella los padres “miden” el éxito de sus hijos, asegura Sandra Iborra.

Martín explica que lo que se pretende en este tipo de escuelas es aportar a los infantes un aprendizaje manual-artístico, social, emocional y espiritual. Tras esto, luego el niño está suficientemente preparado para coger con alegría todos los conocimientos que está por aprender (leer, escribir, sumar, entre otras cosas).

Una muñeca elaborada con materiales naturales.

En el aprendizaje Waldorf se trabaja por septenios: primera infancia (de 0 a 7 años), segunda (de 7 a 14 años) y tercera (de 14 a 21 años). Durante el periodo de la primera infancia los niños están sintonía con su entorno, absorben todos los conocimientos a través de la imitación. Martín explica: “Por ejemplo, yo todos los días doblo un mantel o una sábana, el niño está viendo día a día como se repite este acto, así que tarde o temprano irá y doblará el mantel o la sábana según como lo ha visto hacer”. De esta manera el niño va absorbiendo todo lo que hay a su alrededor (los gestos, el tono de voz, actividades de la vida diaria, etc), y se centra en la actividad más importante de estos siete primeros años: el desarrollo físico. Además, durante la primera infancia, no se evalúa. “A través de la observación, más que evaluar los conocimientos conceptuales e intelectuales que el niño esta adquiriendo, evaluamos su nivel de desarrollo”, asegura Ana María Martin.

Debido  a que en Alicante las dos escuelas Waldorf que hay son solo hasta los seis años, los niños después pasan a la primaria en colegios normalizados. “Se suelen adaptar bien, pero les cuesta lo de estar sentados en el aula durante mucho el tiempo”, asegura la maestra Wardolf. Los dos primeros meses van un poco por detrás que el resto de alumnos pero salen de nuestra escuela con tantas ganas de aprender a leer, a escribir, a sumar, restar, que transcurridos dos meses están a la misma altura que el resto de la clase, explica Martín.

En las escuelas Waldorf el juego es vital, en el patio los niños tienen a su disposición todo lo que se puede encontrar en una casa de campo: troncos de árboles, piedras, tierra, mangueras, etc; el desarrollo del juego por parte del niño es totalmente libre. En estas escuelas no existe el miedo a que los niños se  ensucien o se mojen, etc. Gracias a la libertad que se les ofrece a los infantes en estas escuelas, el niño escoge libremente hacer una actividad de acuerdo a sus necesidades internas, sin recibir directrices de un profesor. En contraposición, la directora de Els Xiquets, explica que lo que más se trabaja en la escuela son los hábitos y las rutinas: el recoger la mesa, el estar sentado mientras se realizan las actividades, etc.

Aunque algunos aspectos pueden parecer insignificantes, todo lo que rodea a una escuela Waldorf tiene significado. Se trata de aportar a los más pequeños la autonomía, fuerza mental, creatividad y voluntad para crecer y desarrollarse positivamente. “Los adultos estamos muy acostumbrados a solucionarles los problemas a los niños porque queremos que sean felices, que no sufran, que no se hacen daño, etc, criamos a los niños entre algodones, de tal manera que el día de mañana cuando el niño se pegue un coscorrón, que se lo va a dar, le va a suponer tal trauma que no va  ser capaz de levantarse”, comenta Martín. Básicamente en este tipo de centros la idea es proporcionar las herramientas necesarias para superarse desde bien pequeños. “El niño tiene que hacer el esfuerzo de levantarse, porque el día de mañana cuando se quede sin trabajo solo él va a ser el que diga: pues busco otro”, añade.

DESPIECE 1: Los materiales de los juguetes Waldorf

DESPIECE 2: La tecnología en las escuelas Waldorf

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Marina Giménez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s