¿Existe el andocentrismo científico en la fibromialgia?

Algunos autores y estudiosos consideran que la investigación que ha rodeado fibromialgia ha estado influida por cierto andocentrismo científico. “Esta enfermedad podría constituir un caso paradigmático de la construcción de género y de los sesgos androcéntricos en la ciencia médica”, afirma María Eugenia González, Doctora en Sociología por la Universitat de València, en un artículo.

De igual forma, Beatriz Tosal, antropóloga y profesora del Departamento de Salud Pública, Historia de la Ciencia y Ginecología de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, apunta: “La medicina ha construido a la mujer como más ‘sensible’ y propensa a enfermar en determinadas situaciones sociales”. Y explica que en el caso de esta patología se ha construido, en ocasiones, como una respuesta de las mujeres a unas demandas sociales que no podrían afrontar. “Viene a ser una somatización del estrés que tienen las mujeres por sus dobles jornadas laborales, por el trabajo fuera de casa, etc”, asegura.

La antropóloga apunta que la consecuencia más importante del androcentrismo es la falta de estudio y, por tanto, el desconocimiento e  invisiblización de los problemas que no interesan a los hombres. Y explica que el hecho de que la mayoría de enfermos de fibromialgia sean mujeres afecta negativamente en el desarrollado en la investigación de las causas del síndrome. No obstante, asegura que “no sería justo convertir la ausencia de estudio de la fibromialgia solo en un problema de género”. Esto se debe, explica, a que hay otros motivos que subyacen para que haya menos investigación: la ausencia de lesiones físicas que justifiquen el dolor de la fibromialgia, o la percepción por parte de los profesionales de la fibromialgia como una enfermedad ‘leve’, etc.

Tosal, que además es enfermera y pertenece al Grupo de Estudios Avanzados en Historia de la Salud y la Medicina de la Universidad Miguel Hernández, considera que los criterios de diagnósticos son sesgados. Asegura que los trabajos a partir de los cuales se validaron  los criterios de la enfermedad fueron realizados con muestras de mujeres fundamentalmente. “Además, se utilizaron los puntos gatillos como criterio mayor para el diagnóstico que son más frecuentes en mujeres que en hombres”, afirma.

En contraposición, María Ángeles Pastor, investigadora principal del Grupo de Trabajo de Fibromialgia de la UMH, explica que a la hora de realizar estudios, el grupo diana son las mujeres, por lo que en el caso concreto de la fibromialgia “si hay una discriminación, es en positivo hacia la mujer. El hombre está muy abandonado”, expone. La investigadora explica que la razón de ello reside en que cuando se plantea hacer trabajos o investigaciones sobre esta patología el equilibrio coste/beneficio es muy bajo en el caso de los hombres, “entonces los investigadores van a trabajar con la mayoría que son mujeres”, explica. Sin embargo, apunta que ahora en la literatura científica empieza a haber interés por que pasa con los  hombres.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Despieces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s