Una ayuda a la educación

El colegio de primaria Isla de Tabarca se caracteriza por ser CAES, es decir, un Centro de Acción Educativa Singular. Las peculiaridades que aporta al Isla de Tabarca esta condición son diversas, pero sobre todo proporciona al colegio una ayuda económica que permite y facilita la escolarización de sus alumnos. Un centro educativo se declara CAES cuando estudia en él un 25% de minorías en desventaja social o se encuentra en un barrio de Acción Preferente. Este último es el caso del Isla de Tabarca, situado en la Zona Norte de Alicante.

El colegio fue declarado CAES porque su población tiene ciertas particularidades económicas, y el fin de este programa es dotar al centro de recursos para que su alumnado pueda acceder a una educación de calidad. Para conseguir este objetivo, la Administración ayuda al colegio con una subvención global que el centro gestiona según las necesidades del alumnado. Normalmente la totalidad de ayuda económica va dirigida a la compra de material y libros para los niños. Otra ventaja de ser un centro CAES, es que todo lo que tenga que ver con el colegio es gratuito para sus alumnos, incluidas las actividades extraescolares. Excursiones, visitas guiadas y días de ocio para los niños que son especialmente importantes, ya que “algunos por falta de recursos, no pueden disfrutar de ese tipo de actividades fuera del colegio”, comenta Paco Monzó, Director del Isla de Tabarca.

Para una mayor adaptación a las necesidades de su alumnado, en este colegio de la Zona Norte de Alicante, tienen una organización flexible en cuanto a horarios y a agrupamientos de los escolares, facilitando así, la mayor participación del alumnado en el colegio. Los niños del Isla de Tabarca, cuentan con una atención más individualizada, ya que ser un centro CAES les permite contar con más profesorado de apoyo y refuerzo, que conozca bien los currículos de cada estudiante.

En cuanto a las becas de comedor, los alumnos del colegio Isla de Tabarca, por pertenecer a un centro CAES, cuentan con mayor puntuación a la hora de conseguirlas. Y éste, “es un factor decisivo para luchar contra el absentismo y que los niños no falten por la tarde al colegio”, comenta Monzó. La mayoría de los alumnos tienen beca, pero algunos de los que no la tienen con frecuencia no vuelven al colegio tras comer en sus casas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Marta Fernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s