Algunas de sus experiencias

Carlos Guijarro Sosa tiene 23 años y estudió Diseño Industrial en la Universidad de Barcelona. Tras acabar su carrera y con ganas de trabajar, envió cientos de currículums a diferentes estudios de diseño. Tras meses esperando, nunca recibió respuesta. Cansado de buscar y no encontrar decidió probar suerte en el extranjero. Tenía una amiga en Colonia, Alemania y y ese fue su destino. “La verdad es que tampoco me fue fácil, estuve tres meses dedicándome al alemán mientras enviaba currículums”, comenta Guijarro. A los tres meses de vivir en Alemania y tampoco encontrar trabajo, Carlos Guijarro se empezó a replantear volver a España. “Eso era lo último que quería hacer, porque sabía que allí estaba condenado a no encontrar trabajo”, comenta el joven. Cuando ya comenzaba a desesperar, le llamaron de una oferta de trabajo en un estudio de diseño en Dinamarca. No se lo pensó dos veces, y tras pasar la entrevista cogió las maletas y buscó casa en Dinamarca. “Ahora trabajo de lo mío, con un buen sueldo, y vivo en una especie de paraíso”, añade Carlos Guijarro.

Carmen Sánchez estudió Traducción e Interpretación en la Universidad de Alicante y habla seis idiomas. Ella confiesa que nunca pensó que sabiendo con su currículum le iba a faltar el trabajo. Pero esa fue la realidad con la que se encontró. Algunos de sus amigos recién licenciados estaban trabajando en puestos sin cualificación y ella “no estaba dispuesta a caer en eso”, comenta Sánchez. Tampoco quería ser la eterna becaria como ya lo había sido, “parece que ya no existe la posibilidad de contrato cuando uno hace prácticas”, añade. Visto el panorama, decidió hablar con sus padres para buscar alguna salida. Para ella la mejor opción estaba clara: Sudamérica. “Escuchaba continuamente que estaba en auge, y me dije: ¿Por qué no?, comenta la joven. Al principio sus padres parecían algo reacios por la lejanía, pero finalmente apoyaron a su hija. La familia al completo se puso a buscar posibles ofertas de trabajo y enviando currículums. No tardaron en contestarle de una empresa de Chile que le requería en cuestión de dos meses. “Y ahí empezó todo el papeleo y la búsqueda de casa y demás”, expica Sánchez. Y añade que fue la mejor decisión que pudo tomar ya que ahora tiene un trabajo que le gusta, un sueldo que le permite vivir bastante bien y cada día es una nueva aventura en Chile.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Marta Fernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s